El socialismo se va del escenario

Por: Juan Vicente Cruz

El principio del fin ha comenzado la Argentina y América Latina.

El triunfo de la derecha ya se veía venir.

Y esto sucede porque lo que han hecho estos gobiernos como el del Kirchnerismo es “amasar pan para hoy y hambre para mañana” en beneficio del gran capital transnacional y las oligarquías, poderes facticos y los mismos de siempre.

¿Por qué? Porque en definitiva se les ha ayudado a modernizar el aparato productivo, el aparato de circulación de la riqueza productiva agroindustrial capitalista, el aparato de represión e inteligencia policial, el aparato ideológico y de la educación oficial de dominación en beneficio de los dueños del poder del estado.

Y eso es lo que se ha perseguido en el mismo Ecuador con los cinco mil kilómetros de carreteras, escuelas del milenio, hospitales con instalaciones de última generación y excelencia de punta, universidades ultramodernas, puertos, aeropuertos, hidroeléctricas, etc, etc.

El socialismo del siglo XXI ha dado la mano de barniz al edificio del sistema capitalista que estaba en franco proceso de destrucción y deterioro, de crisis en crisis, provocando el desprestigio y la devaluación del sistema democrático, de la institucionalidad jurídica y política del Estado: en fin, de la decadencia e involución de la sociedad, de su cultura y de su proceso civilizatorio.

El cambio de la matriz productiva constituye también un mecanismo utilizado por el socialismo del siglo XXI para remozar la estructura económica de explotación y dominio del pequeño y gran capitalismo, de las transnacionales del imperialismo, de la burguesía nacional, de los terratenientes reciclados, olvidando que de esta forma nunca se llega a cambiar las relaciones de poder, de dominio y explotación del pobre pueblo trabajador sufrido y aguantador que lo que más aspira con ansiedad es que le brinden trabajo, salud, educación, seguridad económica, cultural y ciencia adelantadas, protección, capacitación, elevación de su nivel y calidad de vida para que pueda mejorar su existencia con dignidad humana que solamente puede encontrar con un salario digno, con poder adquisitivo que le permita cubrir todas las necesidades materiales e inmateriales propias y de todas las personas que conforman su familia. Esto no lo ha conseguido en este Socialismo del Siglo XXI.

El remozamiento, las reformas, el cambio de la matriz productiva, el desarrollismo económico, el asistencialismo social, el paternalismo, el proceso de acumulación socialista con sus obras faraónicas y monumentales a quienes va a beneficiar son a los dueños de los bienes de capital para renovar sus procesos productivos, de explotación inmisericorde, porque al trabajador que solo tiene sus manos para trabajar, no le quedan ni las migajas.

La diversión y esparcimiento dirigido a los viejitos de la tercera edad, la atención de los niños en sus guarderías, tienen un límite previsto por los factores de poder del estado y de la sociedad, a través de la administración de las cosas y el gobierno de las personas e instituciones, para que nunca se ponga en peligro el orden establecido y se prosiga en la explotación del hombre por el hombre, aplicando normas y mecanismos propios del sistema capitalista salvaje e inhumano, que nos sigue oprimiendo con falta de trabajo, escasos ingresos, algunas necesidades insatisfechas, carestía de la vida, subocupación, delincuencia, enajenación cultural, drogas, enfermedades epidémicas, y más pobreza extrema.

Es necesario que el nuevo gobierno desarrolle las empresas productivas de la seguridad alimentaria, no solamente en lo agrícola y pecuario, sino también en la producción del calzado y la indumentaria de marca mejorada, abaratamiento de bibliografía y textos para elevar el nivel cultural y de compresión de las cuestiones y conflictos sociales para democráticamente participar activamente en la solución de los problemas mediante la Democracia Directa a todo nivel.

Mucha agua ha pasado por debajo de los puentes y no se ha dignificado la vida material de las grandes masas humanas que han esperado del socialismo su redención y reivindicación, por falta de organización y movilización, por falta de trabajo político y revolucionario, por dejadez y desamparo de las verdaderas organizaciones populares que luchan por su nivel de vida digno, por la democracia, las libertades públicas, los derechos humanos, en donde no sea prohibido opinar, discrepar, disentir, no estar de acuerdo con el gobierno de turno; sin olvidar que tenemos derecho en esta época o progresar y desarrollarnos con competitividad y dinamismo, ciencia y técnica al servicio del ser humano y de sus mejores causas y metas, con trabajo conjunto, sin charlatanismo, ni endiosamientos, sin caudillismo ni apocamiento al adversario político, lo que se ha de alcanzar y avanzar con humildad, entre todos, organizada y coordinadamente.

.

Dirección: Ibarra - Ecuador
Teléfono: 099 718 4835
Email: gerencia@expectativa.ec

<a href=»https://www.facebook.com/hashtag/emapasomostodos><img src=»http://www.expectativa.ec/wp-content/uploads/2021/10/WhatsApp-Image-2021-10-08-at-10.45.12-8.jpeg» alt=»» width=»1280″ height=»164″ class=»alignnone size-full wp-image-32500″ /></a>

Sigue nuestras noticias