Delincuencia, un mal social

Amable Gonzáles

El rápido y desordenado desarrollo urbano de las ciudades trae como consecuencia que un grupo de gente, empujados por las circunstancias de pobreza y marginalidad, se dedique a conseguir recursos por métodos no convencionales, robando a los que más tienen.

La delincuencia, a pesar de que sus raíces se encuentran en la marginalidad, en el desempleo, se convierte en una conducta que va en contra del orden establecido.

Los gobiernos generalmente han atacado la delincuencia con mayor control policial, con represión, pero la solución es otra, pasa por la reducción de la pobreza, de la inequidad.

El fenómeno de la delincuencia no es espontáneo, tiene su origen en la serie de condiciones sociales y económicas que al provocar una marginalidad acentuada, empujan a grandes sectores de la sociedad a delinquir; en realidad este mal va ligada al desarrollo relacionado al modelo de capitalismo lleno de vicios y falta de igualdad de oportunidades.

Solamente un sector minoritario de la población ha sido ha sido beneficiada del nivel de desarrollo creado a partir de la explotación petrolera, mientras tanto, el resto de la población no tiene empleo o se debate en un subempleo.

Estas lacras sociales como son el desempleo y el subempleo, son producto de la corrupción, cuántos recursos que se van por esa vía, el dispendio en el sector burocrático es grande, lujos ostentosos, vehículos de lujo para quienes tienen el poder, consumismo, el capitalismo salvaje que se reproduce, aspectos que deben ser tocados si se quiere cambiar esta realidad que preocupa y que puede desbordar en un verdadero estallido social.

 

Dirección: Ibarra - Ecuador
Teléfono: 099 718 4835
Email: gerencia@expectativa.ec

Sigue nuestras noticias